Posts Tagged ‘san salvador’

Estamos acostumbrados a reconocer cientos de marcas, en cientos de productos… fueron décadas de bombardeo publicitario que dejaron un legado indeleble en cada uno de nosotros, desde la guerra de Coca vs Pepsi hasta la M dorada mas famosa del mundo, entre tantas otras.  Pero también hace varios años los territorios y ciudades del mundo comenzaron ha querer sintetizar todo su potencial en aquello que los represente, algo mas que un símbolo, un ícono, una bandera o un escudo… algo que en pocas palabras conjugue lo que esa ciudad o territorio se enorgulle en mostrarnos.

Lleir Daban dice: Cuando hablamos de marca ciudad o marca territorio nos referimos a la construcción de un marco mental positivo creado a base de percepciones y sensaciones. Éste marco no es únicamente para los turistas, sino sobre todo para los ciudadanos del lugar, a ellos tiene que ir dirigida buena parte de la marca. La marca territorio o de ciudad busca que los ciudadanos se sientan orgullosos de su lugar y que le hagan de embajador. El objetivo es captar inversores, proveedores, nuevos ciudadanos, turistas y ser un punto de referencia, básicamente posicionar el lugar. Para lograrlo se hace mediante una transformación, no únicamente urbana (construyendo), sino  que implementación de políticas públicas que favorezcan el cambio y posicionamiento.

En 2010 junto a un grupo de estudiantes de marketing y turismo de la Universidad Autónoma de Entre Ríos y de diseño de la Universidad de Concepción del Uruguay y una empresa local ‘Creativa’; creamos la ‘marca San Salvador’, hoy oficialmente en desuso por caprichos políticos, aunque todavía presente en algunos productos locales.

En un trabajo interantisimo, que pocos conocen, se llegaron a importantes conclusiones, una especie de preparación del terrero que me parece importante compartir con ustedes:

Marca San Salvador: Etapa 1 “San Salvador, me encanta”

Algunas Definiciones

El Problema: El problema que da origen al programa se refiere a la falta de confianza de la comunidad, y por consecuencia del infértil terreno que se nos presenta a la hora de avanzar en alternativas que podrían ser de gran importancia hacia la población. La conducta general nos marca la pauta que los sansalvadoreños somos una sociedad poco participativa y complicada a la hora de consensuar objetivos comunes que representen cambios y/o innovaciones.

El Programa: Con el propósito de instalar el tema de Confianza y valorización ciudadana en la agenda social se elaboró este documento que analiza la problemática, y argumenta sobre las ventajas sociales de promover dicha conducta

La estrategia central de este Programa será la difusión de Principios y Valores de lo que en este documento se define como Conducta Optimista.

Objetivo General: El objetivo general de este Programa es mejorar la calidad de vida en la Ciudad a través de la promoción de la conducta optimista en el ejercicio individual de las actividades económicas, laborales y comunitarias.

Productos

Principios Generales de Conducta Optimista: Los principios generales que aquí se proponen recuperan valores universales que si bien están presentes en nuestra sociedad, en los últimos años han ido debilitándose en tanto principios rectores de nuestras acciones. En las sociedades donde estos principios son tenidos en cuenta, es decir, guían el comportamiento de las personas, se observan mayores niveles de confianza y respeto repercutiendo en una mejor calidad de vida

Honestidad: sinceridad y veracidad en la realización de las tareas, de modo que las prácticas en cuestión fomenten la credibilidad y la confianza mutua. La honestidad alimenta la capacidad para desempeñar cualquier actividad de una forma veraz y sin perjudicar a nadie, “sin trampas”.

Respeto: Reconocer en el otro sus derechos y dignidad. Principio básico para la buena convivencia. Es un valor inseparable de la tolerancia, la confianza y la lealtad. Implica el respeto por uno mismo, los otros y el medio.

Compromiso: es una obligación para con uno mismo que debe guiar la realización de las actividades. Implica aceptar nuestra responsabilidad, dar cumplimiento a los deberes y obligaciones, “hacer lo que se espera de uno”. Cumplir con la palabra empeñada.

Solidaridad: es identificarse uno mismo y nuestras actividades como parte integrante de un todo, esto es, de la comunidad. Constituye uno de los ejes centrales en la recuperación de nuestras costumbres, valores y sociabilidad.

Memoria: La memoria de lo que fuimos para proyectar lo que seremos, para no cometer los mismos errores, pero por sobre todo para dar reconocimiento a aquellos que han sido causa de lo que somos.

Calidez: Nos remonta a la idea del Hogar, de un lugar caluroso en afectos. Sentirnos parte de ese “hogar” nos hace comprometernos con él en la forma en que queremos vivirlo y porqué no, mostrarlo.

Estrategias de Implementación

El Estado asume a través de este Programa el liderazgo en la promoción de la Conducta Optimistas en el ejercicio de las actividades de toda la población.

En este sentido, la primera iniciativa será desarrollar una estrategia comunicacional dirigida a todos los viven o trabajan en la Ciudad de San Salvador que permita instalar socialmente los Principios Generales. Además se debe conformar un Taller de difusión y discusión del Programa.

—-

En Septiembre de 2010 se lanzó oficialmente la ‘marca San Salvador’ (ver detalle), con isologo incluido, algunos les parecerá una simple y linda forma de presentar a la ciudad… pero me pareció bueno destacar todo este trabajo previo que tuvo esa marca que lamentablemente hoy es reemplazada por un nuevo isologo que instauró la nueva gestión sin muchos detalles;  una estrategia comunicacional pintoresca y circunscrita al gobierno de turno (incluso en el spot de presentación solo aparecen como protagonistas las autoridades municipales y los concejales oficialistas, y una serie de enumeración de logros de la nueva administración). En todo caso, no me parece mal que  sirva para mostrar esos logros, pero quizás sea tiempo de retomar algunos de los lineamientos que logren hacernos sentir parte de un todo, mas allá de la diversidad que existe dentro de ese ‘todo’.

Comparto un video de la ‘marca Perú’, que de forma inmejorable nos ejemplifica un poco esto de hacernos ‘sentir parte’, sentir identificación, orgullo… Véanlo :

Isologo de ‘Marca San Salvador’ (2010)

Isologo municipal (2013)

MNR

Advertisements

La evolución del fenómeno turístico a nivel nacional se ha intensificado desde hace varios años y en la actualidad se proyecta un escenario de fuerte crecimiento para el mediano plazo comprendido este en la década siguiente; esto ha planteado la imperante necesidad de analizar el papel de la actividad turística como factor de desarrollo regional, reconociendo que este proceso implica entre otros aspectos la concertación, en la cual comparten responsabilidades tanto el estado como los actores regionales a través de formas concretas de articulación, situación que ha derivado en la necesidad de profundizar el diseño y aplicación de políticas apropiadas para promover el desarrollo económico y social de cada territorio al insertarse el componente turístico.

En este contexto, resulta relevante enmarcar que un elemento de promoción determinante en la planeación del desarrollo turístico es la participación social a nivel regional y local, ya que este puede constituirse como un mecanismo regulador de los efectos que el fenómeno global y nacional de la actividad turística generan sobre las regiones donde se encuentran establecidos o propuestos este tipo de proyectos. Resulta imperante considerar este planteamiento ya que la actividad turística ha propiciado desequilibrios regionales entre zonas marginadas y zonas desarrolladas, situación que ha enfatizado polarizaciones socioeconómicas, este hecho entre otros, ha puesto en evidencia la necesidad de insertar una visión con enfoque territorial integral en los esquemas de planeación regional turística.

Por otra parte, la inserción del fenómeno turístico a nivel regional ha propiciado una nueva geografía, que conlleva a la construcción de nuevos espacios de crecimiento a escala regional,  generando en muchos casos evidentes transformaciones de las sociedades y territorios.

Esta situación se viene dando desde finales de los años noventa en el siglo pasado, debido a que los esquemas de coinversión en esta actividad se desarrollan con una mayor participación del sector privado, lo que conlleva una intensa movilidad de capitales, los cuales se dirigen principalmente a los segmentos de sol y playa o turismo termal, que  generan una alta rentabilidad ya que su principal materia prima es proporcionada  por recursos naturales y culturales. Situación que  ha propiciado la desvinculación con los costos ambientales, así como la perdida de capital de valor patrimonial cultural y ecológico, ocasionando también efectos negativos sobre la rentabilidad privada y social de la propia actividad turística.

Derivado de estos planteos, hoy en día el paradigma del desarrollo sustentable, busca guiar el desarrollo de la actividad turística, al reconocerla como un fenómeno complejo, con múltiples facetas que involucran la esfera de lo económico, lo socio-cultural y lo ambiental.

En este sentido, la planeación de la actividad turística bajo el esquema del desarrollo sustentable, implica una nueva forma de imaginar el desarrollo regional, buscando la preservación de los recursos naturales y culturales, el aprovechamiento racional de los mismos, la atención de las necesidades de la población local, la generación de beneficio económico a las localidades derivado de las actividades relacionadas con el turismo, así como generar la satisfacción del turista, entre otras cosas.

FUENTE:Jorge Cervantes Borja – Rosalía Gómez Uzeta: El Ordenamiento Territorial como eje de Planeación de Proyectos de Turismo Sustentable.

Según los datos oficiales, hace tres años se registró una producción de 25797 toneladas de arenas especiales; La activad no se ha detenido y crece al ritmo de la construcción.

La Mesopotamia sur está compuesta por las tierras altas de Entre Ríos y Corrientes, existe un subsuelo de arenas marinas y fluviales, entre las que se destaca el Acuífero San Salvador, que concentra la principal cuenca arrocera del país. Las arenas fluviales han sido depositadas por antiguos cauces del Paraná y Uruguay, que divagaron por esta región e, incluso, se unieron un par de veces durante los últimos dos millones de años en el centro de Entre Ríos. Esas arenas constituyen un recurso movilizador económico e industrial. Tanto, que en Entre Ríos hay 55 empresas que explotan las canteras areneras. El dato se desprende de los registros de la Dirección General de Minería de la provincia.

Por eso mismo las arenas entrerrianas merecen un capítulo aparte en el sitio de Minería. Es el rubro más destacado, no solamente por ser destinado a una actividad tan importante como la construcción sino por la calidad y cantidad que yace en los lechos fluviales principalmente de los ríos Paraná, Uruguay, Gualeguaychú y Gualeguay, apunta el sitio oficial.

Y al momento de brindar precisiones señala que desde el punto de vista de su explotación, las principales extracciones se realizan en la zona del Delta mediante barcos areneros. La capacidad total de transporte es de más de 25.000 metros cúbicos, distribuida en unos 45 buques, con una capacidad promedio de bodega de 530 metros cúbicos.

TIPOLOGÍA: Las únicas arenas que se industrializan en Entre Ríos son las que se denominan “arenas especiales” y tiene una diversidad muy amplia de aplicación. Se utiliza por ejemplo, como filtros para perforaciones, filtros para piscinas, filtrado en procesos de fabricación de cerveza y agua para gaseosa, filtros de plantas potabilizadoras urbanas e industriales, filtrado de agua en tratamientos de hemodiálisis. También para moldes en fundiciones comunes y especiales, arenados especiales de superficies para aplicación de epoxis y pinturas especiales de alto rendimiento, revoques finos y gruesos, adhesivos especiales para cerámicas y azulejos, además de recuperación secundaria de petróleo (fracturación de pozos petrolíferos).

Esas arenas se comercializan con el nombre de Gravafilt y se exporta a países limítrofes, como Bolivia, Paraguay, Chile, Brasil y Uruguay y también a Ecuador.

La actividad ha crecido y para tener una referencia, vale decir que en 2009 la producción de arenas especiales fue de 25.797 toneladas.

Las arenas silíceas –que se aplican en la industria de la construcción, para elaborar revoques finos de calidad y microhornos comerciales– se explotan en Aldea Brasilera y en la zona de Holt-Ibicuy, pero la industrialización se hace fuera de la provincia.

La actividad minera entrerriana se focaliza, casi exclusivamente, en las zonas próximas a los dos grandes cursos de agua: el Paraná y el Uruguay. Allí se hallan los principales depósitos de arena para la construcción y arenas silíceas en el primer caso. Aunque también, en menor escala, hay actividad arenera en el río Gualeguay, donde existen empresas del rubro con esporádicas explotaciones.

En la zona del Delta hay 92 kilómetros concesionados, con 13 productores operando. En la zona Río Uruguay, son 8 kilómetros con dos concesionarios, mientras que en la zona Río Paraná son 41 kilómetros con trabajo de 16 empresas concesionarias. Pero sumando otros sectores geográficos, en toda la provincia totalizan 55 empresas que trabajan el recurso arenero.

Aunque es en los ríos y sus márgenes donde mayormente se concentra la arena explotada, el suelo entrerriano, en especial sus barrancas, está en buena parte conformada por arena. La Formación Paraná, por ejemplo, es un depósito marino compuesto por arenas blanca y gris que fue depositada hace 5 millones de años, en el Mioceno, cuando el océano Atlántico invadió estas latitudes.

Pero es la Formación Ituzaingó la que forma la mayor parte de las barrancas desde Paraná hasta Corrientes. Allí se concentran arenas finas, limpias, de color amarillo y rojizo, que han sido depositadas por el propio río Paraná, en el Cuaternario, y posteriormente elevada tectónicamente, sostiene un informe elaborado por el experto Martín Iriondo, investigador del Conicet.

El crecimiento de la construcción, la elevación de muros y edificios de ciudades entrerrianas, tiene su expresión en los registros de actividad arenera. Las nuevas paredes se levantan, granito a granito, con el recurso con que el río bendice a estas orillas.

ARTICULO RELACIONADO: https://matiasrodriguez187.wordpress.com/2012/06/30/un-tesoro-bajo-nuestros-pies/

Fuente: El Diario

El presidente Arturo Frondizi (1958-1962), durante su mandato, facilitó la presentación de candidatos peronistas en las elecciones provinciales del 18 de marzo de 1962, utilizando nombres partidarios nuevos, como el de Unión Popular, Partido Laborista, Tres Banderas, etc.

El peronismo sorprendió ganando en diez de las catorce provincias entonces existentes. El inesperado triunfo peronista produjo un planteo militar que llevó a Frondizi intervenir varias provincias. La medida sin embargo no pudo evitar el golpe de Estado que lo derrocó once días después, que anuló las elecciones y restableció las normas de represión y proscripción del peronismo.

Como en el resto del país, en San Salvador (Entre Ríos) hubo también elecciones municipales, en la que es elegido el candidato del Partido Desarrollista (que respondía a la UCRI): Don Cervantes Francisco Rodríguez, mi abuelo, quien no pudo asumir la intendencia tras el golpe a Frondizi. Sin embargo, al no pertenecer a la filas del peronismo, fue llamado por los Interventores provinciales para asumir la conducción del municipio hasta tanto se convoque nuevamente a elecciones. Algo que finalmente no aceptaría.

Mi abuelo era un hombre de una enorme convicción y en su relato siempre incluía una frase que lo denotaba: “En democracia o nada”.

Quizá su retrato nunca aparezca colgado dentro del Palacio Municipal de la ciudad que lo votó, pero contarles esta pequeña historia es también una forma de rendirle homenaje a su memoria y sobre todo a su inquebrantable convicción democrática.

MNR

Image

Los Carnavales de San Salvador, en Entre Ríos, tienen una particularidad que los hace únicos en el Litoral, desde hace mas de 50 años…. La simulación de un encierro de toros,  se ha hecho el acontecimiento mas popular del carnaval local y en el participan decenas de “toros”. Se podría decir que para un sansalvadoreño: sin “toros”  no hay corso.

Pero…¿de donde salieron los “toros”?

Las fiestas de San Fermín o sanfermines  son una celebración en honor a San Fermín que tiene lugar anualmente en la ciudad  de Pamplona, capital  de Navarra al Noreste de España. Los festejos comienzan con el lanzamiento del chupinazo (cohete) desde el balcón del Ayuntamiento  a las 12 del mediodía del 6 de julio y terminan a las 24h del 14 de julio con el “Pobre de mí”, una canción de despedida.

Una de las actividades más famosas de los sanfermines es el encierro, que consiste en un recorrido de 849 metros delante de los toros y que culmina en la plaza de toros. Los encierros tienen lugar todos los días entre el 7 y el 14 de julio y comienzan a las ocho de la mañana, con una duración promedio de entre dos y tres minutos. Son las corridas de toros mas famosas del mundo y congregan a  millones de personas.

Los españoles trajeron a América su gusto por la tauromaquia, es de decir los encierros o corridas de toros, de hecho México tiene la mayor cantidad de “Plazas de Toros”  después de España. Debido a lo terrible que resultar la utilización de los animales y la conciencia que ha tomado la sociedad sobre esto, muchos países, como el nuestro, han prohibido la tauromaquia. En Argentina, solo se da un caso excepcional, en Casabindo (Jujuy) con el denominado “Toreo de la vincha”, en donde no se lastima al toro, sólo hay que quitarle una vincha, el ritual dice que quien logre quitársela  deberá ofrendarla a la Virgen.

Particularmente en Centroamérica la tauromaquía se habia hecho muy popular pero comenzó a tener un fuerte rechazo social. Asi nació la incorporación de los denominados “Toritos de Petate”  en los Carnavales de Michoacán en México.

Pero las simulaciones de encierro de toros, con toros “falsos” es una costumbre africana, principalmente en las colonias africanas de origen español. Los nativos conocían la tauromaquia,  y la adaptaron a su situación de esclavos.

En el libro “¡Epa! ¡Epa! Toro prieto…”, del historiador Jorge Amós Martínez Ayala,  se afirma que:

Los toritos de petate son una tradición de origen africano traída por los esclavos de lengua bantú en el siglo XVII. Se extiende desde Humahuaca, en el norte de Argentina, hasta el sur de Estados Unidos. Y que por la disparidad de sitios donde se encuentra no se le puede atribuir un origen indígena. Señala que algunos investigadores han esgrimido el totemismo bantú como fuente originaria de los toros de petate, pero existen otros que consideran que es un punto aún oscuro. Curiosamente, el bumba-meu-boi de Pernambuco, en el norte brasileño, importador de esclavos bantú de las posesiones portuguesas del Congo, Angola y Mozambique, mantiene coincidencias con el toro de petate de Morelia.

Martinez Ayala también describe perfectamente a los toros de petate, con similares características a los nuestros:

El toro o buey es un armazón de madera recubierta con esteras, hojas, cuero de vaca, papel o cartón, con la figura de un bovino y la cabeza tallada en madera. A excepción de la danza registrada en el norte de Argentina donde la mojiganga es un sombrero. Los cuernos y alguna otra parte son realmente del animal. El cráneo, los cuernos y la cola son los más comunes. Se puede manipular la estructura: ya sea como un sombrero  o sobre los hombros del danzante, el cual se coloca dentro de ella y le da movimiento con los brazos, esta es la más común. Existe otra que cubre la cintura y es sostenida por tirantes de los hombros del bailarín, el cual asemeja que está montando al toro. La danza se realiza en los días de carnaval, preponderantemente.

¿… y como llegaron a los Corsos de San Salvador?

En San Salvador la simulación de un encierro de toros para el carnaval se hace al menos desde la década de 1950 y se mantiene hasta hoy. No se conoce cual fue origen o el motivo de tomar este tipo de festejo, pero los puntos antes expuestos nos aclaran un poco el panorama. Casi podemos afirmar que los “toros sansalvadoreños” forman parte de una tradición continental. Una tradición que es bien nuestra y ha estado presente haciendo de nuestro carnaval un festejo único.

Image

Bibliografía: Martínez Ayala, Jorge Amós; ” ¡Epa! ¡Epa! Toro prieto toro prieto toro prieto ¡Epa!”; Morelia, Michoacán, 2001.

El gusto por el teatro en nuestro país no es una novedad, si tenemos en cuenta que Buenos Aires, por ejemplo, es la ciudad con mas teatros en el mundo entero. El teatro sigue siendo una actividad fecunda que se reproduce en todos los rincones de la patria.

Nuestra ciudad ha tenido, particularmente en los últimos años, una relación muy cercana con el teatro. Desde la realización del 31º Encuentro Provincial de Teatro, el público ha vuelto a llenar la sala con mayor asiduidad. Pero el Encuentro Provincial, aunque importante, no ha sido el principal motor de esta realidad… Tiene que ver un trabajo sostenido de un grupo de personas que, con sus idas y venidas, hace mas de una década apuestan por el teatro y mas alla de eso, por la cultura local.

La lucha de “Ronda” por el rescate de la Sala San Martín y por mantener vivo la industria de los aplausos ha sido fundamental en esta historia. Fueron muchas las personas que pasaron por el grupo de teatro local, muchos los que se animaron a dejar su granito de arena y el resultado ha sido maravilloso.

Tres encuentros provinciales en dos años, obras nacionales, provinciales y locales sobre las tablas de nuestro templo cultural, que resurgió de los escombros para vivir una de sus epocas doradas mas brillantes.

Felicitaciones y adelante!

MNR

Image

El Presupuesto Participativo consiste en un conjunto de actividades a través de las cuales se van definiendo paulatinamente las demandas sectoriales, las prioridades de la comunidad, los criterios de asignación de fondos y el programa de inversión de la Ciudad mediante la participación de la gente.

Para que la población haga un diagnóstico de sus necesidades, las cuantifique, elabore sus demandas, escoja las prioritarias y efectúe un seguimiento de la ejecución de tales acciones resulta de vital importancia, por un lado, que existan mecanismos que garanticen un flujo de información constante entre el gobierno y la sociedad y, por el otro, que se pongan sobre la mesa de discusión cuestiones tales como el urbanismo, el transporte público, la salud, la educación y la cultura.

En America Latina, el primer presupuesto participativo se dió en Porto Alegre (Brasil) en 1989 y en Argentina, la Municipalidad de Rosario fue la primera en llevarlo a cabo en 2002, en Entre Ríos las localidades de Crespo y Concepción del Uruguay tienen programas similares.

Las experiencias comparadas, fundamentalmente la de Porto Alegre, nos muestran como su aplicación ha permitido superar gran parte de los problemas que traen aparejados la concentración de poder, el despilfarro de recursos y la corrupción.

El Presupuesto Participativo ha permitido reducir las prácticas clientelísticas, ha estimulado la participación ciudadana, ha favorecido una más justa distribución del ingreso y se ha traducido en una mejor calidad de la representación.

En nuestra ciudad (San Salvador, Entre Ríos) el presupuesto anual del municipio es de alrededor de 30 millones de pesos, repartidos en distintas áreas entre las que se destacan Acción Social y Obras Públicas, dos áreas calientes de cualquier administración local. Fundamentalmente los presupuestos municipales se desarrollan a partir de un concepción ideológica que se plasma en las plataformas políticas, aunque no siempre sucede que vayan acompañados de una planificación para ejecutarlos. Muchas veces vemos casos de presupuestos que se exceden o se sub-ejecutan por esta falta de proyección temporal.

La participación ciudadana es una de las causas pendientes de los gobiernos municipales de nuestra ciudad, desde el retorno de la democracia. Generar esos espacios en tiempo y forma es un desafío que tendremos por delante. Bien utilizada puede ser un herramienta fundamental para el éxito de políticas inclusivas y sustentables.

Es necesario que aquellos que tienen el poder de tomar decisiones entiendan que se deben abrir los canales necesarios para transformar el mandato del pueblo en una realidad mas abierta y dinámica.

Decidir que ciudad queremos no es algo que debamos asumir cada cuatro años, hacerlo cotidiano, responsable y transparente nos hará dueños de nuestro propio destino.

MNR

Image