El Presupuesto Participativo consiste en un conjunto de actividades a través de las cuales se van definiendo paulatinamente las demandas sectoriales, las prioridades de la comunidad, los criterios de asignación de fondos y el programa de inversión de la Ciudad mediante la participación de la gente.

Para que la población haga un diagnóstico de sus necesidades, las cuantifique, elabore sus demandas, escoja las prioritarias y efectúe un seguimiento de la ejecución de tales acciones resulta de vital importancia, por un lado, que existan mecanismos que garanticen un flujo de información constante entre el gobierno y la sociedad y, por el otro, que se pongan sobre la mesa de discusión cuestiones tales como el urbanismo, el transporte público, la salud, la educación y la cultura.

En America Latina, el primer presupuesto participativo se dió en Porto Alegre (Brasil) en 1989 y en Argentina, la Municipalidad de Rosario fue la primera en llevarlo a cabo en 2002, en Entre Ríos las localidades de Crespo y Concepción del Uruguay tienen programas similares.

Las experiencias comparadas, fundamentalmente la de Porto Alegre, nos muestran como su aplicación ha permitido superar gran parte de los problemas que traen aparejados la concentración de poder, el despilfarro de recursos y la corrupción.

El Presupuesto Participativo ha permitido reducir las prácticas clientelísticas, ha estimulado la participación ciudadana, ha favorecido una más justa distribución del ingreso y se ha traducido en una mejor calidad de la representación.

En nuestra ciudad (San Salvador, Entre Ríos) el presupuesto anual del municipio es de alrededor de 30 millones de pesos, repartidos en distintas áreas entre las que se destacan Acción Social y Obras Públicas, dos áreas calientes de cualquier administración local. Fundamentalmente los presupuestos municipales se desarrollan a partir de un concepción ideológica que se plasma en las plataformas políticas, aunque no siempre sucede que vayan acompañados de una planificación para ejecutarlos. Muchas veces vemos casos de presupuestos que se exceden o se sub-ejecutan por esta falta de proyección temporal.

La participación ciudadana es una de las causas pendientes de los gobiernos municipales de nuestra ciudad, desde el retorno de la democracia. Generar esos espacios en tiempo y forma es un desafío que tendremos por delante. Bien utilizada puede ser un herramienta fundamental para el éxito de políticas inclusivas y sustentables.

Es necesario que aquellos que tienen el poder de tomar decisiones entiendan que se deben abrir los canales necesarios para transformar el mandato del pueblo en una realidad mas abierta y dinámica.

Decidir que ciudad queremos no es algo que debamos asumir cada cuatro años, hacerlo cotidiano, responsable y transparente nos hará dueños de nuestro propio destino.

MNR

Image

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s