Estamos acostumbrados a reconocer cientos de marcas, en cientos de productos… fueron décadas de bombardeo publicitario que dejaron un legado indeleble en cada uno de nosotros, desde la guerra de Coca vs Pepsi hasta la M dorada mas famosa del mundo, entre tantas otras.  Pero también hace varios años los territorios y ciudades del mundo comenzaron ha querer sintetizar todo su potencial en aquello que los represente, algo mas que un símbolo, un ícono, una bandera o un escudo… algo que en pocas palabras conjugue lo que esa ciudad o territorio se enorgulle en mostrarnos.

Lleir Daban dice: Cuando hablamos de marca ciudad o marca territorio nos referimos a la construcción de un marco mental positivo creado a base de percepciones y sensaciones. Éste marco no es únicamente para los turistas, sino sobre todo para los ciudadanos del lugar, a ellos tiene que ir dirigida buena parte de la marca. La marca territorio o de ciudad busca que los ciudadanos se sientan orgullosos de su lugar y que le hagan de embajador. El objetivo es captar inversores, proveedores, nuevos ciudadanos, turistas y ser un punto de referencia, básicamente posicionar el lugar. Para lograrlo se hace mediante una transformación, no únicamente urbana (construyendo), sino  que implementación de políticas públicas que favorezcan el cambio y posicionamiento.

En 2010 junto a un grupo de estudiantes de marketing y turismo de la Universidad Autónoma de Entre Ríos y de diseño de la Universidad de Concepción del Uruguay y una empresa local ‘Creativa’; creamos la ‘marca San Salvador’, hoy oficialmente en desuso por caprichos políticos, aunque todavía presente en algunos productos locales.

En un trabajo interantisimo, que pocos conocen, se llegaron a importantes conclusiones, una especie de preparación del terrero que me parece importante compartir con ustedes:

Marca San Salvador: Etapa 1 “San Salvador, me encanta”

Algunas Definiciones

El Problema: El problema que da origen al programa se refiere a la falta de confianza de la comunidad, y por consecuencia del infértil terreno que se nos presenta a la hora de avanzar en alternativas que podrían ser de gran importancia hacia la población. La conducta general nos marca la pauta que los sansalvadoreños somos una sociedad poco participativa y complicada a la hora de consensuar objetivos comunes que representen cambios y/o innovaciones.

El Programa: Con el propósito de instalar el tema de Confianza y valorización ciudadana en la agenda social se elaboró este documento que analiza la problemática, y argumenta sobre las ventajas sociales de promover dicha conducta

La estrategia central de este Programa será la difusión de Principios y Valores de lo que en este documento se define como Conducta Optimista.

Objetivo General: El objetivo general de este Programa es mejorar la calidad de vida en la Ciudad a través de la promoción de la conducta optimista en el ejercicio individual de las actividades económicas, laborales y comunitarias.

Productos

Principios Generales de Conducta Optimista: Los principios generales que aquí se proponen recuperan valores universales que si bien están presentes en nuestra sociedad, en los últimos años han ido debilitándose en tanto principios rectores de nuestras acciones. En las sociedades donde estos principios son tenidos en cuenta, es decir, guían el comportamiento de las personas, se observan mayores niveles de confianza y respeto repercutiendo en una mejor calidad de vida

Honestidad: sinceridad y veracidad en la realización de las tareas, de modo que las prácticas en cuestión fomenten la credibilidad y la confianza mutua. La honestidad alimenta la capacidad para desempeñar cualquier actividad de una forma veraz y sin perjudicar a nadie, “sin trampas”.

Respeto: Reconocer en el otro sus derechos y dignidad. Principio básico para la buena convivencia. Es un valor inseparable de la tolerancia, la confianza y la lealtad. Implica el respeto por uno mismo, los otros y el medio.

Compromiso: es una obligación para con uno mismo que debe guiar la realización de las actividades. Implica aceptar nuestra responsabilidad, dar cumplimiento a los deberes y obligaciones, “hacer lo que se espera de uno”. Cumplir con la palabra empeñada.

Solidaridad: es identificarse uno mismo y nuestras actividades como parte integrante de un todo, esto es, de la comunidad. Constituye uno de los ejes centrales en la recuperación de nuestras costumbres, valores y sociabilidad.

Memoria: La memoria de lo que fuimos para proyectar lo que seremos, para no cometer los mismos errores, pero por sobre todo para dar reconocimiento a aquellos que han sido causa de lo que somos.

Calidez: Nos remonta a la idea del Hogar, de un lugar caluroso en afectos. Sentirnos parte de ese “hogar” nos hace comprometernos con él en la forma en que queremos vivirlo y porqué no, mostrarlo.

Estrategias de Implementación

El Estado asume a través de este Programa el liderazgo en la promoción de la Conducta Optimistas en el ejercicio de las actividades de toda la población.

En este sentido, la primera iniciativa será desarrollar una estrategia comunicacional dirigida a todos los viven o trabajan en la Ciudad de San Salvador que permita instalar socialmente los Principios Generales. Además se debe conformar un Taller de difusión y discusión del Programa.

—-

En Septiembre de 2010 se lanzó oficialmente la ‘marca San Salvador’ (ver detalle), con isologo incluido, algunos les parecerá una simple y linda forma de presentar a la ciudad… pero me pareció bueno destacar todo este trabajo previo que tuvo esa marca que lamentablemente hoy es reemplazada por un nuevo isologo que instauró la nueva gestión sin muchos detalles;  una estrategia comunicacional pintoresca y circunscrita al gobierno de turno (incluso en el spot de presentación solo aparecen como protagonistas las autoridades municipales y los concejales oficialistas, y una serie de enumeración de logros de la nueva administración). En todo caso, no me parece mal que  sirva para mostrar esos logros, pero quizás sea tiempo de retomar algunos de los lineamientos que logren hacernos sentir parte de un todo, mas allá de la diversidad que existe dentro de ese ‘todo’.

Comparto un video de la ‘marca Perú’, que de forma inmejorable nos ejemplifica un poco esto de hacernos ‘sentir parte’, sentir identificación, orgullo… Véanlo :

Isologo de ‘Marca San Salvador’ (2010)

Isologo municipal (2013)

MNR

En nuestra ciudad de San Salvador nos encontramos ante la discusión de un Código de Planeamiento Urbano, que representa por primera vez en la historia una visión que va mas allá del corto plazo imperante en las políticas publicas. Pero siempre se puede ir mas allá.

Muchas ciudades de tamaño medio se plantean cómo posicionarse estratégicamente en el escenario regional y, para ello, buscan planificar su crecimiento de cara a la próxima década. Tal es caso del municipio de Lobos, provincia de Buenos Aires (Argentina), que acaba de culminar la primera fase del “Plan Estratégico Lobos 2020” , elaborado con financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) e impulsado por la Subsecretaría de Urbanismo y Vivienda del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires. Desde esa perspectiva, se presentan a continuación sus lineamientos generales.

El municipio de Lobos se localiza a cien kilómetros al sudoeste de la ciudad de Buenos Aires. Está representado por llanuras, depresiones y lagunas. Tiene una población de 33 mil habitantes y una red de núcleos urbanos conformada por la ciudad cabecera, Lobos (que concentra el 90% de la población), y un conjunto de pequeñas localidades dispersas: Antonio Carboni, Elvira, Villa Logüercio, Salvador María y Zapiola.

Su carácter es predominantemente rural e integra la Cuenca del Río Salado. La Ciudad de Lobos es un centro de comercios y servicios de jerarquía regional, potenciado por su alta accesibilidad a través de la Ruta Provincial 41 y la Ruta Nacional 205. Allí se asienta también la actividad industrial del municipio. Tiene importantes recursos patrimoniales en su área central, tal como la Casa Natal de Juan Domingo Perón.

Se encuentra sometido a tensiones metropolitanas (de carácter inmobiliario, laboral, comercial), así como a presiones ambientales (inundabilidad, calidad de las aguas, afectación de canales). La preeminencia rural y la existencia de paisajes y recursos naturales pampeanos muestran un estado de acelerada transformación del medio que es necesario preservar y valorizar.

Estrategias de desarrollo local

El perfil del municipio se caracteriza por una estructura productiva diversificada en la que predominan las pequeñas empresas. Si bien generan mayor cantidad de empleos, tienen restricciones de acceso al crédito y a las posibilidades de exportación, y presentan un cierto grado de informalidad. En el ámbito rural existe un marcado crecimiento de las actividades agrícolas, aunque la ganadería sigue manteniendo su preponderancia.

A nivel regional, se encuentra en una situación de “bisagra” entre la frontera de expansión de la región metropolitana de Buenos Aires y el interior rural bonaerense. Y se instala como centro de primera jerarquía, como mercado de trabajo y consumo, como oferente de servicios y como atractor de inversiones y excedentes, especialmente en comercio y turismo. Esta fuerte dependencia de variables exógenas señala la necesidad de aunar esfuerzos para diferenciar, articular y tecnificar la producción de bienes y servicios locales.

Por lo tanto, las alternativas de desarrollo local confluyen en la conformación de cadenas de valor que aprovechen las condiciones históricas, culturales y geográficas del municipio, con desarrollo de productos y servicios que le permitan acceder complementariamente a mercados más selectivos, donde la características de los bienes y servicios sean considerados como característicos de Lobos.

De acuerdo a este posicionamiento, la respuesta ha sido una mayor diversificación de las actividades productivas, con predominio del mercado interno como destino de la producción (industria alimenticia, textil, fundiciones). Su estructura productiva es diversificada y se encuentra en una situación intermedia entre los municipios típicamente agropecuarios y aquellos con cierta especialización industrial.

Con lo cual, se consolida una economía fundamentalmente de base urbana, sustentada en la producción industrial y de servicios, con una producción primaria significativa en términos absolutos y como proveedora de materias prima para la transformación industrial. De modo que se busca transformar el sistema productivo local; promover el crecimiento de la producción y mejorar el nivel de vida y empleo de la población.

A partir de la interacción permanente con los distintos actores de la comunidad local, se avanzó en la formulación de lineamientos para una estrategia de desarrollo, identificando cuatro grandes áreas de actuación: provisión de infraestructuras y servicios; gestión de recursos humanos; fortalecimiento empresarial; y fortalecimiento institucional. La dinamización del sector empresarial es el elemento clave para contar con un tejido de pequeñas y medianas empresas que generen riqueza y empleo.

Entre las acciones propuestas se encuentran: el impulso de una Agencia de Desarrollo Local; la definición de una zona industrial exclusiva; la creación de un “Agropolo” (o polo agroalimentario) en la localidad de Antonio Carboni; la creación de una “Usina Textil” en la localidad de Empalme Lobos; la generación de un “Distrito Metalmecánico” en la Ciudad; y el fomento de actividades turísticas y culturales.

Por último, el fortalecimiento institucional está vinculado con el apoyo administrativo y financiero a tal Agencia; la creación de una Oficina Municipal de Estadística e Información Territorial; la generación de un Banco de Tierras; la profundización de una estrategia de marketing territorial; y el diseño de instrumentos para captación de recursos a nivel local.

Estrategias de desarrollo territorial

Lobos es un distrito predominantemente rural, que ha incorporado ofertas como el turismo de campo y el asociado a la laguna. En la Ciudad la ocupación del suelo decrece desde el área central hacia los bordes. Cuenta con un gran número de viviendas y edificaciones destinadas a actividades comerciales y de servicio, con aptitudes para ser preservadas desde el punto de vista histórico y turístico. Existe cierta vulnerabilidad del sistema hídrico, tanto subterráneo -que es el único recurso para la provisión de agua potable- como superficial -que reviste interés para las actividades turísticas y deportivas a escala regional-.

Por otro lado, en áreas de expansión de la Ciudad se produce la explotación de suelo urbano y periurbano como yacimiento minero, que ha dado lugar a cavas degradadas y abandonadas. Finalmente, el área rural contiene actividades agrícola-ganaderas y de servicios de turismo y recreación, sobre un soporte natural condicionado por el río Salado y por pendientes que le dan pertenencia a dicha cuenca, con ríos y lagunas encadenadas, tributarias del mismo.

La Ciudad de Lobos está definida por las rutas: Nacional 205 y Provincial 41, las vías del ex Ferrocarril Roca y la avenida de Circunvalación, constituyendo las barreras físicas urbanísticas que delimitan al sector urbano del área rural. Asimismo, tiene barreras físico-funcionales internas, constituidas por las vías del ex Ferrocarril Sarmiento, que atraviesan la ciudad en sentido norte-sur, y los canales Salgado y Muñiz, que lo hacen en el mismo sentido.

Estas barreras han condicionado el desarrollo del núcleo urbano, que se manifiesta en un trazado lineal, conforme al tendido de la vía férrea y a la presencia de dichos canales. De ellos, el principal es el Salgado, que divide la trama urbana en dos áreas claramente definidas y con dispar desarrollo, lo cual refleja no solamente la desigual estructura alcanzada por ambas zonas sino también el escaso protagonismo del curso de agua en la vida de la ciudad.

A nivel local, los principales problemas identificados se caracterizan por un desarrollo desigual de las localidades, expresado en la distribución de infraestructuras, servicios básicos y equipamientos, y diferencias de accesibilidad; y a escala urbana (Ciudad de Lobos) también se detecta una desigual distribución de infraestructuras y servicios básicos; el crecimiento de baja densidad de la mancha urbana y la dificultad creciente para la provisión de servicios públicos; los conflictos entre usos del suelo, particularmente entre usos industriales y residenciales, y problemas ambientales.

El nivel de las pertenencias regionales contempla las relaciones que se generan de/con: la cuenca del río Salado, la Región Metropolitana Buenos Aires, la Zona de Crecimiento Común y los municipios aledaños. A nivel de la cuenca del río Salado se presentan problemas con la napa freática alta, condiciones de fácil inundabilidad y varias amenazas que exigen un manejo responsable del suelo, del agua y la biodiversidad. La Zona de Crecimiento Común (Lobos, 25 de Mayo, Saladillo, Roque Pérez, Bolívar, Tapalqué y General Alvear) se basa en acuerdos entre municipalidades con el propósito de promover iniciativas locales de desarrollo regional, y de difundir e implementar programas provinciales y nacionales vinculados con la producción y el empleo.

Desde el punto de vista del desarrollo urbano, las acciones tienden consecuentemente a evitar el desarraigo de la población residente en las localidades del interior del municipio y a utilizar la capacidad instalada. Asimismo, se apunta a preservar las áreas naturales más frágiles, en particular el subsistema de lagunas, los cursos de agua y los sectores de recarga del acuífero; y a limitar la concentración de actividades cuyos efectos puedan comprometer la calidad del agua subterránea o la degradación del suelo; y regular el manejo y mejora integral de la Laguna de Lobos.

A nivel de la Ciudad, los objetivos son: mejorar el uso de la infraestructura básica; promover la conformación como subcentro de Empalme Lobos; mejorar la calidad del área central y su relación con la laguna; ampliar la diversidad de actividades como subcentro de crecimiento de Vidriera de Lobos; mejorar la percepción y calidad del Área Central y fortalecer el patrimonio local; regularizar y jerarquizar la estructura circulatoria, el sistema de transporte y la accesibilidad a la ciudad; recuperar ambientalmente el territorio.

Estrategias de desarrollo prioritario

En cuanto a las estrategias propuestas, se ordenan en tres grupos. Las primeras a nivel macroterritorial, reúnen a las: de protección del patrimonio rural; de preservación de la biodiversidad y tratamiento del paisaje; de protección de recarga del acuífero; de evaluación de impacto de toda nueva actividad relevante; de directrices comunes entre municipios; de promoción del turismo regional e internacional. Las segundas a nivel de las localidades: de complementariedad entre las localidades de Elvira-Antonio Carboni y de integración entre las de Salvador María-Bahía de los Lobos-Villa Logüercio.

Y, por último, las de nivel local se agrupan fundamentalmente a las de orden urbano: de equiparación de la prestación de servicios y equipamientos y mejora de las condiciones de vida; de expansión e integración de la trama urbana; de mejora de la accesibilidad y el transporte; de jerarquización de la red vial de acceso entre la planta urbana y las rutas nacional y provincial; de revitalización del Área Central; de fortalecimiento del subcentro Empalme Lobos; de creación del nuevo subcentro Vidriera de Lobos; de localización industrial y reconversión productiva; de protección y puesta en valor de cursos de agua a cielo abierto.

Se plantean como estrategias de desarrollo prioritario para la Ciudad de Lobos: la reorganización de la estructura vial y el transporte; la extensión de la infraestructura y los servicios urbanos; la expansión e integración de la trama urbana; la revitalización del área central; el desarrollo de nuevas centralidades urbanas (Empalme Lobos y Vidriera de Lobos); y la sustentabilidad ambiental.

Con el propósito de generar una propuesta para un área rural más sostenible, se plantea la creación de un Circuito Verde de Recreación y Patrimonio de Lobos que integra un parque lineal enhebrando: la antigua vía del ferrocarril Empalme Lobos-Elvira, la ribera del río Salado, el camino a Salvador María, la ribera de la Laguna de Lobos y el Corredor Verde del canal Salgado. Por último, se establecen algunos límites y condicionamientos a determinados usos en el área rural: feet lots, clubes de campo, canchas de golf, cavas.

Resulta indispensable entonces el desarrollo de nuevas subcentralidades; la revitalización del área central; la generación de mobiliario urbano; el fortalecimiento de las localidades del interior; y la implantación de un tranway rural. Asimismo, se plantea un Programa de Sustentabilidad Ambiental con el propósito de contar con un conjunto de acciones orientadas a proteger y a promover valores ambientales existentes, que apunta a:

● Conservar la calidad de los recursos naturales, en particular; la calidad de las fuentes de agua para consumo y el valor productivo del recurso suelo.

● Promover el valor ambiental de los elementos naturales con potencial para el desarrollo turístico y cultural y, en particular, las lagunas existentes.

● Recuperar los pasivos ambientales existentes, en particular, las cavas abandonadas en áreas urbanas de la Ciudad y de la Laguna de Lobos.

● Poner en valor e integrar los espacios verdes y cuerpos de agua ubicados en el área urbana, particularmente los canales y sus márgenes.

● Minimizar los conflictos ambientales existentes entre actividades productivas y el uso urbano residencial, y fortalecer el control en materia ambiental.

A partir de la selección de temas-clave, se plantean mecanismos de consulta y de participación, basados en la organización y realización de talleres con referentes institucionales y con la sociedad lobense, con el propósito de identificar la problemática local así como validar las diversas fases propositivas. En consecuencia, con este posicionamiento estratégico, el municipio de Lobos busca planificar su crecimiento de cara a la próxima década.

Paralelismo

La condición polo agro-industrial de Lobos se asemeja a la concepción urbana de San Salvador. Dos ciudades con potenciales poco explorados y con un desafío importante por delante: crecer sin improvisar.

Con una relevancia regional que ya las caracteriza como un balance inicial prometedor, pero que puede ser mejor aprovechado y diversificado. Convertir a una ciudad que crece por inercia en una ciudad responsable de su propio destino, he ahí el desafío.

MNR

Fuente: Municipio de Lobos – Plan Estratégico 2020
http://www.lobos.gov.ar/
El equipo técnico consultor del Plan Estratégico Lobos 2020 estuvo conformado por: Coordinación Técnica: Arq. Guillermo Tella; Desarrollo Local: Lic. Diego Rodríguez y Lic. Gustavo Mosto; Desarrollo Urbano: Arq. Martín Delucchi y Arq. Manuel Ludueña; Desarrollo de Proyectos: Arq. Jorge Pasín; Evaluación Ambiental: Lic. Marcelo Somenson; Normativa Urbanística: Arq. Claudia Rodríguez; Producción Cartográfica: Lic. Silvina Fernández; Producción Gráfica: Martín Bayley y Miguel Paz; y Asistencia Técnica: Lic. Estela Cañellas, Lic. Daniela Natale y Lic. Alejandra PotockVer: http://www.guillermotella.com/proyectos/plan-estrategico-lobos-2020/

La evolución del fenómeno turístico a nivel nacional se ha intensificado desde hace varios años y en la actualidad se proyecta un escenario de fuerte crecimiento para el mediano plazo comprendido este en la década siguiente; esto ha planteado la imperante necesidad de analizar el papel de la actividad turística como factor de desarrollo regional, reconociendo que este proceso implica entre otros aspectos la concertación, en la cual comparten responsabilidades tanto el estado como los actores regionales a través de formas concretas de articulación, situación que ha derivado en la necesidad de profundizar el diseño y aplicación de políticas apropiadas para promover el desarrollo económico y social de cada territorio al insertarse el componente turístico.

En este contexto, resulta relevante enmarcar que un elemento de promoción determinante en la planeación del desarrollo turístico es la participación social a nivel regional y local, ya que este puede constituirse como un mecanismo regulador de los efectos que el fenómeno global y nacional de la actividad turística generan sobre las regiones donde se encuentran establecidos o propuestos este tipo de proyectos. Resulta imperante considerar este planteamiento ya que la actividad turística ha propiciado desequilibrios regionales entre zonas marginadas y zonas desarrolladas, situación que ha enfatizado polarizaciones socioeconómicas, este hecho entre otros, ha puesto en evidencia la necesidad de insertar una visión con enfoque territorial integral en los esquemas de planeación regional turística.

Por otra parte, la inserción del fenómeno turístico a nivel regional ha propiciado una nueva geografía, que conlleva a la construcción de nuevos espacios de crecimiento a escala regional,  generando en muchos casos evidentes transformaciones de las sociedades y territorios.

Esta situación se viene dando desde finales de los años noventa en el siglo pasado, debido a que los esquemas de coinversión en esta actividad se desarrollan con una mayor participación del sector privado, lo que conlleva una intensa movilidad de capitales, los cuales se dirigen principalmente a los segmentos de sol y playa o turismo termal, que  generan una alta rentabilidad ya que su principal materia prima es proporcionada  por recursos naturales y culturales. Situación que  ha propiciado la desvinculación con los costos ambientales, así como la perdida de capital de valor patrimonial cultural y ecológico, ocasionando también efectos negativos sobre la rentabilidad privada y social de la propia actividad turística.

Derivado de estos planteos, hoy en día el paradigma del desarrollo sustentable, busca guiar el desarrollo de la actividad turística, al reconocerla como un fenómeno complejo, con múltiples facetas que involucran la esfera de lo económico, lo socio-cultural y lo ambiental.

En este sentido, la planeación de la actividad turística bajo el esquema del desarrollo sustentable, implica una nueva forma de imaginar el desarrollo regional, buscando la preservación de los recursos naturales y culturales, el aprovechamiento racional de los mismos, la atención de las necesidades de la población local, la generación de beneficio económico a las localidades derivado de las actividades relacionadas con el turismo, así como generar la satisfacción del turista, entre otras cosas.

FUENTE:Jorge Cervantes Borja – Rosalía Gómez Uzeta: El Ordenamiento Territorial como eje de Planeación de Proyectos de Turismo Sustentable.

Según los datos oficiales, hace tres años se registró una producción de 25797 toneladas de arenas especiales; La activad no se ha detenido y crece al ritmo de la construcción.

La Mesopotamia sur está compuesta por las tierras altas de Entre Ríos y Corrientes, existe un subsuelo de arenas marinas y fluviales, entre las que se destaca el Acuífero San Salvador, que concentra la principal cuenca arrocera del país. Las arenas fluviales han sido depositadas por antiguos cauces del Paraná y Uruguay, que divagaron por esta región e, incluso, se unieron un par de veces durante los últimos dos millones de años en el centro de Entre Ríos. Esas arenas constituyen un recurso movilizador económico e industrial. Tanto, que en Entre Ríos hay 55 empresas que explotan las canteras areneras. El dato se desprende de los registros de la Dirección General de Minería de la provincia.

Por eso mismo las arenas entrerrianas merecen un capítulo aparte en el sitio de Minería. Es el rubro más destacado, no solamente por ser destinado a una actividad tan importante como la construcción sino por la calidad y cantidad que yace en los lechos fluviales principalmente de los ríos Paraná, Uruguay, Gualeguaychú y Gualeguay, apunta el sitio oficial.

Y al momento de brindar precisiones señala que desde el punto de vista de su explotación, las principales extracciones se realizan en la zona del Delta mediante barcos areneros. La capacidad total de transporte es de más de 25.000 metros cúbicos, distribuida en unos 45 buques, con una capacidad promedio de bodega de 530 metros cúbicos.

TIPOLOGÍA: Las únicas arenas que se industrializan en Entre Ríos son las que se denominan “arenas especiales” y tiene una diversidad muy amplia de aplicación. Se utiliza por ejemplo, como filtros para perforaciones, filtros para piscinas, filtrado en procesos de fabricación de cerveza y agua para gaseosa, filtros de plantas potabilizadoras urbanas e industriales, filtrado de agua en tratamientos de hemodiálisis. También para moldes en fundiciones comunes y especiales, arenados especiales de superficies para aplicación de epoxis y pinturas especiales de alto rendimiento, revoques finos y gruesos, adhesivos especiales para cerámicas y azulejos, además de recuperación secundaria de petróleo (fracturación de pozos petrolíferos).

Esas arenas se comercializan con el nombre de Gravafilt y se exporta a países limítrofes, como Bolivia, Paraguay, Chile, Brasil y Uruguay y también a Ecuador.

La actividad ha crecido y para tener una referencia, vale decir que en 2009 la producción de arenas especiales fue de 25.797 toneladas.

Las arenas silíceas –que se aplican en la industria de la construcción, para elaborar revoques finos de calidad y microhornos comerciales– se explotan en Aldea Brasilera y en la zona de Holt-Ibicuy, pero la industrialización se hace fuera de la provincia.

La actividad minera entrerriana se focaliza, casi exclusivamente, en las zonas próximas a los dos grandes cursos de agua: el Paraná y el Uruguay. Allí se hallan los principales depósitos de arena para la construcción y arenas silíceas en el primer caso. Aunque también, en menor escala, hay actividad arenera en el río Gualeguay, donde existen empresas del rubro con esporádicas explotaciones.

En la zona del Delta hay 92 kilómetros concesionados, con 13 productores operando. En la zona Río Uruguay, son 8 kilómetros con dos concesionarios, mientras que en la zona Río Paraná son 41 kilómetros con trabajo de 16 empresas concesionarias. Pero sumando otros sectores geográficos, en toda la provincia totalizan 55 empresas que trabajan el recurso arenero.

Aunque es en los ríos y sus márgenes donde mayormente se concentra la arena explotada, el suelo entrerriano, en especial sus barrancas, está en buena parte conformada por arena. La Formación Paraná, por ejemplo, es un depósito marino compuesto por arenas blanca y gris que fue depositada hace 5 millones de años, en el Mioceno, cuando el océano Atlántico invadió estas latitudes.

Pero es la Formación Ituzaingó la que forma la mayor parte de las barrancas desde Paraná hasta Corrientes. Allí se concentran arenas finas, limpias, de color amarillo y rojizo, que han sido depositadas por el propio río Paraná, en el Cuaternario, y posteriormente elevada tectónicamente, sostiene un informe elaborado por el experto Martín Iriondo, investigador del Conicet.

El crecimiento de la construcción, la elevación de muros y edificios de ciudades entrerrianas, tiene su expresión en los registros de actividad arenera. Las nuevas paredes se levantan, granito a granito, con el recurso con que el río bendice a estas orillas.

ARTICULO RELACIONADO: https://matiasrodriguez187.wordpress.com/2012/06/30/un-tesoro-bajo-nuestros-pies/

Fuente: El Diario

El impulso olímpico

Posted: August 10, 2012 in deportes

Cada cuatro años existe esa sensación de redescubrir el deporte,  de pensar que lejos estamos del nivel de competencia polideportivo mundial. Pero también es un buen tiempo para plantearnos como mejorar, como diversificar la oferta deportiva, sobre todo es ciudades pequeñas mucho más allá de la General Paz.

El basquet, fútbol y voley son deportes presentes en todas las regiones del país… pero no sería descabellado pensar en la gimnasia y el atletismo, entre otras, como disciplinas potenciales a desarrollar a un nivel mas federal.

En los últimos años se han hechos grandes avances, pero es necesario que las administraciones locales se involucren en la tarea de diversificar el deporte, brindar la contención necesaria, los espacios, volverlo competitivo… sin dudas no es una tarea sencilla.

Nuestro país es un semillero de jóvenes promesas y aún resta un largo camino por recorrer, pero que vale la pena el intento.

 

MNR

El presidente Arturo Frondizi (1958-1962), durante su mandato, facilitó la presentación de candidatos peronistas en las elecciones provinciales del 18 de marzo de 1962, utilizando nombres partidarios nuevos, como el de Unión Popular, Partido Laborista, Tres Banderas, etc.

El peronismo sorprendió ganando en diez de las catorce provincias entonces existentes. El inesperado triunfo peronista produjo un planteo militar que llevó a Frondizi intervenir varias provincias. La medida sin embargo no pudo evitar el golpe de Estado que lo derrocó once días después, que anuló las elecciones y restableció las normas de represión y proscripción del peronismo.

Como en el resto del país, en San Salvador (Entre Ríos) hubo también elecciones municipales, en la que es elegido el candidato del Partido Desarrollista (que respondía a la UCRI): Don Cervantes Francisco Rodríguez, mi abuelo, quien no pudo asumir la intendencia tras el golpe a Frondizi. Sin embargo, al no pertenecer a la filas del peronismo, fue llamado por los Interventores provinciales para asumir la conducción del municipio hasta tanto se convoque nuevamente a elecciones. Algo que finalmente no aceptaría.

Mi abuelo era un hombre de una enorme convicción y en su relato siempre incluía una frase que lo denotaba: “En democracia o nada”.

Quizá su retrato nunca aparezca colgado dentro del Palacio Municipal de la ciudad que lo votó, pero contarles esta pequeña historia es también una forma de rendirle homenaje a su memoria y sobre todo a su inquebrantable convicción democrática.

MNR

Image

Los Carnavales de San Salvador, en Entre Ríos, tienen una particularidad que los hace únicos en el Litoral, desde hace mas de 50 años…. La simulación de un encierro de toros,  se ha hecho el acontecimiento mas popular del carnaval local y en el participan decenas de “toros”. Se podría decir que para un sansalvadoreño: sin “toros”  no hay corso.

Pero…¿de donde salieron los “toros”?

Las fiestas de San Fermín o sanfermines  son una celebración en honor a San Fermín que tiene lugar anualmente en la ciudad  de Pamplona, capital  de Navarra al Noreste de España. Los festejos comienzan con el lanzamiento del chupinazo (cohete) desde el balcón del Ayuntamiento  a las 12 del mediodía del 6 de julio y terminan a las 24h del 14 de julio con el “Pobre de mí”, una canción de despedida.

Una de las actividades más famosas de los sanfermines es el encierro, que consiste en un recorrido de 849 metros delante de los toros y que culmina en la plaza de toros. Los encierros tienen lugar todos los días entre el 7 y el 14 de julio y comienzan a las ocho de la mañana, con una duración promedio de entre dos y tres minutos. Son las corridas de toros mas famosas del mundo y congregan a  millones de personas.

Los españoles trajeron a América su gusto por la tauromaquia, es de decir los encierros o corridas de toros, de hecho México tiene la mayor cantidad de “Plazas de Toros”  después de España. Debido a lo terrible que resultar la utilización de los animales y la conciencia que ha tomado la sociedad sobre esto, muchos países, como el nuestro, han prohibido la tauromaquia. En Argentina, solo se da un caso excepcional, en Casabindo (Jujuy) con el denominado “Toreo de la vincha”, en donde no se lastima al toro, sólo hay que quitarle una vincha, el ritual dice que quien logre quitársela  deberá ofrendarla a la Virgen.

Particularmente en Centroamérica la tauromaquía se habia hecho muy popular pero comenzó a tener un fuerte rechazo social. Asi nació la incorporación de los denominados “Toritos de Petate”  en los Carnavales de Michoacán en México.

Pero las simulaciones de encierro de toros, con toros “falsos” es una costumbre africana, principalmente en las colonias africanas de origen español. Los nativos conocían la tauromaquia,  y la adaptaron a su situación de esclavos.

En el libro “¡Epa! ¡Epa! Toro prieto…”, del historiador Jorge Amós Martínez Ayala,  se afirma que:

Los toritos de petate son una tradición de origen africano traída por los esclavos de lengua bantú en el siglo XVII. Se extiende desde Humahuaca, en el norte de Argentina, hasta el sur de Estados Unidos. Y que por la disparidad de sitios donde se encuentra no se le puede atribuir un origen indígena. Señala que algunos investigadores han esgrimido el totemismo bantú como fuente originaria de los toros de petate, pero existen otros que consideran que es un punto aún oscuro. Curiosamente, el bumba-meu-boi de Pernambuco, en el norte brasileño, importador de esclavos bantú de las posesiones portuguesas del Congo, Angola y Mozambique, mantiene coincidencias con el toro de petate de Morelia.

Martinez Ayala también describe perfectamente a los toros de petate, con similares características a los nuestros:

El toro o buey es un armazón de madera recubierta con esteras, hojas, cuero de vaca, papel o cartón, con la figura de un bovino y la cabeza tallada en madera. A excepción de la danza registrada en el norte de Argentina donde la mojiganga es un sombrero. Los cuernos y alguna otra parte son realmente del animal. El cráneo, los cuernos y la cola son los más comunes. Se puede manipular la estructura: ya sea como un sombrero  o sobre los hombros del danzante, el cual se coloca dentro de ella y le da movimiento con los brazos, esta es la más común. Existe otra que cubre la cintura y es sostenida por tirantes de los hombros del bailarín, el cual asemeja que está montando al toro. La danza se realiza en los días de carnaval, preponderantemente.

¿… y como llegaron a los Corsos de San Salvador?

En San Salvador la simulación de un encierro de toros para el carnaval se hace al menos desde la década de 1950 y se mantiene hasta hoy. No se conoce cual fue origen o el motivo de tomar este tipo de festejo, pero los puntos antes expuestos nos aclaran un poco el panorama. Casi podemos afirmar que los “toros sansalvadoreños” forman parte de una tradición continental. Una tradición que es bien nuestra y ha estado presente haciendo de nuestro carnaval un festejo único.

Image

Bibliografía: Martínez Ayala, Jorge Amós; ” ¡Epa! ¡Epa! Toro prieto toro prieto toro prieto ¡Epa!”; Morelia, Michoacán, 2001.